Día Mundial del ACV

 En Argentina se produce un accidente cerebrovascular (ACV) cada 4 minutos, y solo 1 de cada 4 de ellos llega a tiempo al hospital para poder realizar un tratamiento adecuado.

Tenemos que empezar a cuidar nuestro cerebro.

 El ACV es la segunda causa de muerte cardiovascular en el mundo y la primera causa de discapacidad. En el mundo, la OMS calcula que se producen 15 millones de accidentes cerebrovasculares al año, mientras que en nuestro país hay alrededor de 60.000 casos nuevos todos los años.

 Se puede padecer un ACV a cualquier edad, pero el grupo de edad más vulnerable son los adultos mayores.

Aparte de la edad, existen otros factores de riesgo comunes, sobre los cuales podemos trabajar, los factores “modificables”, entre los cuales encontramos la hipertensión arterial, afectando al 80% de los pacientes con ACV. De hecho, los estudios clínicos sugieren que 1 de cada 3 hipertensos severos puede tener un ACV en los próximos 5 años si no recibe tratamiento antihipertensivo.

Por supuesto influyen también como es ya conocido, la diabetes, el colesterol elevado, el tabaquismo, el sedentarismo y algunas arritmias cardíacas, entre otros.

Por todo esto es que el Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas (CACI) quiere aprovechar la oportunidad este 29 de octubre, Día Mundial del Accidente Cerebrovascular, para recordar y enfatizar la importancia de realizar los controles adecuados, y adoptar conductas saludables para proteger nuestra salud.

Recomendaciones a tener en cuenta:

2018-10-29_18-21-28.png

Reconocer los síntomas más frecuentes resulta clave para recibir un tratamiento oportuno. Estos son: 

  • Dificultad para hablar

  • Debilidad en piernas o brazos

  • Adormecimiento de algún sector del rostro

  • Dolor de cabeza intenso y no habitual

  • Dificultad para caminar

  • Pérdida súbita de la visión de un ojo

  • Mareos

  • Dificultad para coordinar movimientos

Si Ud. sufre alguno de estos síntomas de manera repentina, por favor, consulte rápidamente a un médico. La consulta precoz es la que permitirá realizar el diagnóstico y tratamiento más adecuado, y aumentará la posibilidad de evitar secuelas mayores en caso de estar cursando un ACV.